Participando en el reto #EscribirJugando de Lidia Castro

Gota a gota el último árbol lloraba, el bosque había dejado de existir. Unos cuantos troncos a medias agonizaban sus últimos momentos; y Marina la bruja que ahí habitaba pudo predecir, que algunos morirían del dolor, otros lograrían sobrevivir, juntando la poca fuerza que les quedaba y su bondad, lograrían florecer aún en la adversidad. Marina no podía quedarse quieta ante tal masacre, aquel era su hogar. Su casa oculta bajo un hechizo aguardaba, mientras ella cruzaba el puente colgante que conectaba su mundo mágico con la realidad. Estaba decidida, la balanza de la justicia debía equilibrar. (97 palabras)

Anuncios